Bomberos Voluntarios. Los heroes anónimos de Guatemala.

Cada día en Guatemala se registran decenas de accidentes de tránsito, personas atropelladas, incendios estructurales, incendios forestales, accidentes laborales y acontecimientos eventuales que requieren la ayuda y atención de seres humanos dispuestas a servir, no importando si las personas afectadas son ricas, pobres, mujeres, hombres, niños, funcionarios públicos, cristianos, católicos, etcétera, El Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios ha estado ahí desde hace 67 años sirviendo a su país.

Esta institución cuenta a nivel nacional con 134 compañías, siendo una de ellas la Compañía 17 instalada en la ciudad de Huehuetenango.
En nuestro interés por conocer más acerca del funcionamiento de esta entidad, que en definitiva brinda un servicio desinteresado y quienes optan por prepararse por lo general son Voluntarios, en una entrevista realizada al Oficial José Alvarado, logramos tener algunos datos que pueden ser de mucho interés para la población huehueteca que busca instituciones nobles que requieren del apoyo popular.

El Gobierno de Guatemala asigna cada año un presupuesto para la entidad, pero como sabemos éste es tan corto para la gran necesidad existente, por ejemplo a la 17 compañía se le brinda un presupuesto para combustible y 6 plazas fijas, gastos como el mantenimiento de unidades, la reparación de éstas, luz, agua, papelería y más deben ser resueltos por sus integrantes, por ello en Huehuetenango se ha conformado una asociación legalmente inscrita cuyos miembros honorables huehuetecos brindan un aporte económico cada mes para ayudar en los gastos que se requieren.
Cada mes el presupuesto de la entidad es entre 30 y 40 mil quetzales, ya que según Alvarado: “Todas las emergencias parecieran igual, pero en realidad todas son diferentes, en un accidente por ejemplo se utiliza equipo médico descartable, eso ya es un gasto fuerte, oxigeno, incluso medicamento, sumando todo, atender a un solo paciente puede ascender a 600 quetzales. Cuando se atienden incendios se inicia con la salida de la primera unidad siendo una motobomba, luego su abastecimiento y la tercera es una ambulancia ya que pueden haber personas quemadas o lesionadas, cada emergencia así genera un gasto de por lo menos 1500 quetzales”

Al entrevistar a Alvarado sobre el hecho que por lo general los Bomberos Voluntarios son vistos como hombres y mujeres de hierro cubriendo emergencias a veces tan trágicas y traumantes y que pocas veces reflexionamos en que son seres humanos, con esposa, con hijos, con familia, seres humanos con sentimientos, con emociones a quienes les puede afectar en el área psicológica el contar con un trabajo así, respondió “Todo lo resumo en una sola palabra, quienes somos Bomberos, estamos aquí por VOCACIÓN, Dios es tan grande que nos ha preparado para enfrentarnos a todo, además que en nuestro caso hemos tenido apoyo de psicólogos huehuetecos que nos dan charlas específicas para que esto no nos afecte”.

Algún día se espera que el Gobierno de Guatemala y todos los guatemaltecos pueda reconocer la labor tan importante que realiza esta entidad en nuestra sociedad, pues muchos pacientes han sobrevivido gracias a la atención pre hospitalaria que hombres y mujeres les han brindado en el momento en que más lo han necesitado.

Por: Sandy Castillo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *