Abandono de animales muertos en rios provoca contaminación en areas rurales de Huehuetenango.

Los ríos no son cementerios de animales..

Huehuetenango ahora ya no solamente está agonizando debido a los innumerables basureros clandestinos que proliferan en la ciudad y fuera de ésta, ahora vecinos de las áreas rurales también deben lidiar con la irresponsabilidad de dueños de animales quienes usan los riachuelos y ríos como botaderos de mascotas cuando éstas mueren. Tal parece que pesa más la haraganería de hacer un agujero para enterrarlas que el tremendo daño que provocan lanzándolos a estas fuentes hídricas que aparte de estar ya contaminadas con los drenajes deben naturalmente eliminar a los animales muertos.

Hablamos con Erwin Félix, delegado del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales en Huehuetenango quien indica: “Los animales luego de morir, al segundo o tercer día inician su fase de descomposición, por lo que expulsan bacterias que pueden afectar gravemente a los niños y personas que viven cerca del lugar afectado, eso sin mencionar que en algunos lugares el agua, aunque esté contaminada es utilizada para diversas actividades”

El caso más reciente fue el de un caballo que fue tirado a la orilla de un Rio que divide a la zona 12 con la zona 11 de Huehuetenango, tras la denuncia hecha por vecinos a medios de comunicación se logró que el Ministerio de Ambiente coordinara acciones junto a la Municipalidad local, de esta manera el semoviente fue enterrado y para ello fue necesario utilizar maquinaria pesada. Félix detalla que es importante no solamente sancionar a quienes atentan en contra del medio ambiente, sino que también es necesario que la población tome conciencia que nuestro planeta ya no está para recibir más focos de contaminación, sensibilizar debe ser la mejor alternativa, si usted tiene mascotas o animales de corral o es ganadero, cuando éstos mueran deles un buen tratamiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *